JAIME GUZMÁN, POLÍTICO Y CONSTITUYENTE (? 1 DE ABRIL DE 1991) (II)

“El 1 de abril de 1991 el senador Guzmán fue asesinado a la salida del Campus Oriente de la Universidad Católica, con lo cual terminaba una vida breve pero intensa, que dejaba una huella que permanecería en diferentes ámbitos, como constatarían sus partidarios y detractores.”

Publicado el Martes, 06 de Abril de 2021.
Esta entrada ha sido leída 25 veces

JAIME GUZMÁN, POLÍTICO Y CONSTITUYENTE (? 1 DE ABRIL DE 1991) (II)

Chile, 1 de abril 2021

Por Alejandro San Francisco

 

II

“Después del 11 de septiembre, se concentró en sus actividades de colaboración con el gobierno, pero entendía que se trataba de un régimen pasajero, por lo cual era necesario pensar en una iniciativa política que proyectara las bases de la transformación económico-social y política que había experimentado Chile. En esta línea hubo dos tareas principales: la primera fue la organización de una red de funcionarios y seguidores dentro del régimen militar, a través de las municipalidades y de la Secretaría General de la Juventud; la segunda fue la elaboración de un proyecto político propio, que nació en septiembre de 1983: la UDI.

 

Esa nueva derecha había comenzado a emerger a fines de la década de 1960, bajo el liderazgo del propio Guzmán, como ha mostrado Verónica Valdivia en Nacionales y gremialistas. El ‘parto’ de la nueva derecha política chilena, 1964-1973 (Santiago, LOM, 2008). Con la idea de renovar a la derecha, el partido fue definido como popular, de inspiración cristiana y partidario de una sociedad libre. Como proyecto, era un movimiento joven –la inmensa mayoría de sus dirigentes no superaba los 30 o 35 años–, que respaldaba al gobierno y creía en el modelo de transición y también en las bases permanentes del desarrollo chileno, fijadas durante esa década de gobierno. La primera directiva estaba conformada por el propio Guzmán, el exministro Sergio Fernández, Guillermo Elton, Javier Leturia, Luis Cordero y Pablo Longueira.

En 1987 se produjo la “unidad” de la derecha, en un solo partido, que reunió a la Unión Nacional de Andrés Allamand, el Frente Nacional Trabajo de Sergio Onofre Jarpa y la UDI. El primer presidente de la colectividad fue Ricardo Rivadeneira y cada una de las agrupaciones ocupó una de las vicepresidencias.

 

A pesar de llamado unitario inicial y de las perspectivas positivas por la pronta democratización del país, en esa primera etapa la experiencia fue negativa para RN y para Guzmán, quien terminó alejándose de la colectividad –con gran parte de sus antiguos correligionarios– después de ser llevado al Tribunal Supremo del partido. Tras ello se conformaron las dos derechas que pervivieron durante largo tiempo tras el régimen militar, con Renovación Nacional y la UDI como partidos principales.

 

Más allá de las distintas etapas del ideario político guzmaniano y su aplicación en distintas circunstancias, hay ciertas nociones que permanecen en el tiempo. La principal es su propia vocación como político católico, que buscó transmitir no tan solo en un corpus de ideas sino además a partir de su propio testimonio.

 

Durante su campaña senatorial de 1989, expresó en una entrevista a Raquel Correa: “Nunca me he sentido en una carrera política. Mi vocación es el apostolado cristiano. Las formas de llevarlo a cabo han sido hasta ahora, principalmente la docencia y la política. Pienso en seguir en ellas sin perjuicio de que el apostolado cristiano pueda ampliarse a muchas otras variantes adicionales” (El Mercurio, 19 de noviembre).

 

Otra de las constantes de su ideario es su oposición al comunismo. Antes, durante y después del gobierno de Salvador Allende manifestó su rechazo del comunismo y, en efecto, consideraba que lo más negativo de la Unidad Popular era “la doctrina marxista que la inspira. Es antinatural y su resultado inevitable es el totalitarismo en política y la pobreza generalizada en lo económico”. Ante la pregunta si se consideraba anticomunista, respondía: “Lo soy en forma completamente desapasionada. El comunismo es la negación de todos los valores fundamentales en los cuales creo. Al declararme anticomunista lo que hago es negar una negación. Y eso en filosofía y en matemáticas es un concepto positivo”.

 

El asesinato

El regreso de la democracia generó grandes expectativas en Chile. Después de años de polarización, parecía haber llegado un momento de mayor paz social, asociadas a la idea de restauración de la democracia y a las posibilidades de la economía. De estas ideas participaban tanto los partidarios como los detractores del nuevo gobierno, liderado por el democratacristiano Patricio Aylwin, de la Concertación de Partidos por la Democracia.

 

En el caso particular de Guzmán, participó en las elecciones parlamentarias de 1989, como candidato a senador por Santiago Poniente, en una lucha intensa y complicada frente a dos figuras de la centroizquierda: el DC Andrés Zaldívar y el socialista Ricardo Lagos. El compañero de lista del candidato UDI era el abogado Miguel Otero, de Renovación Nacional. Como muchos advirtieron en su momento, se trataba de una elección emblemática, lucha decisiva para definir no solo los senadores, sino también los liderazgos que existirían en la nueva democracia. Tras obtener un 17,2% de las preferencias consiguió un cupo en el Senado de la República, último escenario de su vida política.

 

El debate en torno al terrorismo y la violencia política que provenía desde las décadas anteriores se instaló rápidamente tras el reinicio de la democracia chilena. En particular, sería la discusión en torno al indulto presidencial de terroristas –primera reforma constitucional en ser debatida tras el retorno de la democracia– y la oposición de la UDI a esta medida la que terminaría por situar a Jaime Guzmán como el primero en la lista de enemigos de los grupos terroristas activos hasta ese momento en Chile. El 23 de marzo de 1991, en su discurso “Voto que No” que pasaría a la historia, Guzmán daría las razones de la posición del partido:

 

“Estamos convencidos de que la ciudadanía observa, con desconcierto y estupor, que en este preciso momento el Congreso Pleno se reúna para ratificar –como la primera Reforma Constitucional que aprueba– una enmienda que permite el indulto presidencial de terroristas.

 

Nuestro partido ha contribuido a aprobar en este Parlamento muchas iniciativas tendientes a alcanzar la reconciliación entre los chilenos. El país puede estar cierto de que continuaremos haciéndolo, teniendo siempre presente que tan noble objetivo requiere de una apropiada ecuación entre la generosidad y el realismo.

 

La Reconciliación Nacional exige especial acierto, tino y equilibrio en los instrumentos que se diseñen para lograrla. Consideramos que esta enmienda de la Carta Fundamental no cumple con esos requisitos, porque ningún paso tenderá efectivamente a dicha reconciliación, si él pone en peligro la seguridad de las personas o la paz social.

 

Señor Presidente, votamos en contra de esta Reforma Constitucional, porque somos contrarios a que personas condenadas por delitos terroristas puedan ser indultadas por la sola voluntad del Presidente de la República, quien quiera que éste sea.

 

Votamos en contra de esta reforma constitucional porque, tanto en la campaña electoral de 1989 como hoy, discrepamos del programa de la Concertación en materia de indultos. No podríamos sentirnos actuando de modo consecuente con ello si concurriéramos, ahora, a ampliar el ámbito del indulto presidencial.

 

Votamos en contra de esta reforma constitucional porque nos parece que ella envuelve una pésima e incomprensible señal para el país, en momentos en que el recrudecimiento terrorista y de la delincuencia común reclama una actitud particularmente firme, y sin equívocos, de todas las autoridades públicas ante tan seria amenaza.

Voto que no”.

 

Como sabemos, el proyecto finalmente fue aprobado, y a los pocos días –el 1 de abril de 1991– el senador, el profesor Jaime Guzmán, fue asesinado a la salid del Campus Oriente de la Universidad Católica. El crimen fue perpetrado por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, que consideró el atentado como un ajusticiamiento y cuyos líderes reivindicaron el hecho incluso décadas después.

 

Tiempo antes, Guzmán había calificado al Frente “una entidad organizada para desarrollar la lucha armada en nuestro país, incluyendo la práctica sistemática del terrorismo y la violencia. Así lo han proclamado sus integrantes y así lo han cumplido, con asesinatos y otros atentados que han llenado de horror la conciencia civilizada del país”. Pronto él mismo sería víctima de una de las acciones más visibles e históricas de esa agrupación.

 

¿Qué posición habría adoptado Jaime Guzmán en los años siguientes? ¿Habría cambiado su opinión sobre el gobierno militar o algunos de sus aspectos? ¿La UDI habría tenido la misma evolución que experimentó, que la llevó a ser el partido más grande de Chile, pero también a perder parte de su orientación doctrinaria? ¿Habría facilitado o dificultado la unidad de la centroderecha? Se podrían hacer esas y otras tantas preguntas, y la primera respuesta es muy simple: no lo podemos saber. Cualquier análisis cae en la historia virtual o en la ficción, en una proyección personal a partir de la trayectoria de Guzmán. En cualquier caso, sí sabemos que parte del pensamiento guzmaniano tenía raíces profundas, en tanto otros aspectos respondían a realidades contingentes.

 

En materia constitucional, por ejemplo, así lo prueban las reformas de 1989, a las que concurrió a aprobar junto con la UDI, si bien no compartía todas y cada una de las reformas ni exactamente el tenor de algunos cambios. Pero hay factores necesariamente históricos que no son parte del corazón del proyecto de Guzmán, aunque estaban en la Constitución original, si bien no es el único líder político que ve al Chile actual como muy distinto y distante del que hubiera deseado: también es muy diferente del proyecto de la Revolución en Libertad de Eduardo Frei Montalva o la “Vía Chilena al Socialismo” de Salvador Allende.

 

Con una diferencia esencial. El Chile que está terminando es, en alguna medida importante, el de la Constitución de Guzmán –si nos permitimos llamarla así–, el de la hegemonía económica liberal, el principio de subsidiariedad y otras tantas nociones que parecían asentadas en la sociedad chilena. Esto implica, también, una segunda derivada, cual es la “muerte espiritual del ideario guzmaniano”, del que hemos hablado en otra oportunidad, que no depende tanto de lo que pase en Chile como de lo que puedan hacer y efectivamente hagan quienes sean sus herederos políticos e intelectuales, o valoren su aporte en la vida pública nacional, en particular de la Fundación que lleva su nombre. En cualquier caso, el futuro está abierto y, como señalaba en 1987 el fundador del gremialismo, habían dejado en parte “su impronta en la historia de Chile” por el trabajo perseverante incluso “en las horas más adversas e inciertas”.

                                            Tomado de diario El Librero, Chile.

Comentarios (0)

Comparte en Redes Sociales

Déjanos tus comentarios:

Escriba el código de seguridad para verificar que no es un robot.
No hay comentarios.
Este artículo no tiene comentarios todavía. Sé el primero en comentar.

Categorias

Ciencia y tecnología

Crítica de las Decisiones Judiciales

Derecho Comparado

Noticias

Otros

Pensamientos

Política y Derecho Internacional en relación a la actualidad en Venezuela

Política, Arte y Cultura

Sala Plena

Sentencias de la Sala Constitucional

Sentencias de la Sala de Casación Civil

Sentencias de la Sala de Casación Penal

Sentencias de la Sala de Casación Social

Sentencias de la Sala Electoral

Sentencias de la Sala Político-Administrativa

Servicios

TÓPICOS JURÍDICOS DE DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

Tópicos Jurídicos Derecho Laboral




Grupo Jurídico Veritas Lex S.C. Desarrollado por Corporación Diginet de Venezuela
J-29990326-4. Año 2014 - 2021