ANDRÉS BELLO (1)

“Bello fue un autodidacta, que no concluyó sus estudios de Derecho en Caracas. Como poeta, madura su visión americana y produce la Silva a la agricultura de la Zona Tórrida”

Publicado el Miércoles, 04 de Noviembre de 2020.
Esta entrada ha sido leída 180 veces

ANDRÉS BELLO

Caracas, noviembre (1781) 2020

                                                                           

                                                                                          Por Rafael Arraiz Lucca

 

“SAndrés Bello (1781-1865) hubiesepermanecido en Caracas durante los años que se inician con el 19 de abril de1810 y culminan con la muerte de su compañero de viaje, Simón Bolívar, en 1830,es sumamente probable que no hubiese podido construir una obra. Aunque estahipótesis no hay manera de comprobarla, no por ello es menos cierto que supermanencia de 19 años en Londres fue más que beneficiosa, fundamental.Seguramente, si al propio Bello alguien le hubiera esgrimido esta tesis, surespuesta habría sido una mueca de desacuerdo.

 

La vida de Bello en la capital de Gran Bretaña no fuemiel sobre hojuelas. No sólo vivió tan pobre que alguna vez temió acercarse ala mendicidad, sino que se hizo viudo, y vio cómo sus hijospequeños mordían la arena cruel de la orfandad. Sin embargo, sobrepuesto alinfortunio de la pérdida, volvió a casarse y tuvo más hijos, pero con semejanteproyecto familiar no hubo ingreso salarial que lo alejará de la pobreza.

 

La vida de Bello puede organizarse en tres etapas. Unaprimera que comienza con su nacimiento en la Caracas colonial y culmina con elviaje a Londres en 1810; una segunda que se inicia el día en que llega a lacasa de Miranda en la Grafton Way de Londres,a los 29 años, y concluye con el instante en que zarpa hacia Chile,a los 48; la tercera y última es la plenitud chilena que concluye con sumuerte, a los 84 años, en 1865. Estas tres etapas vitales dan pie paraorganizar, también, su obra poética: del período caraqueño nos queda su líricabucólica, aquella que Picón Salas llamó “sueño virgiliano”, aquellaque se declamaba en casa de los Ustáriz y que luego fue publicada por Bello,después de haber pasado por el crisol de sus severos criterios selectivos. Noes esta su etapa poética luminosa.


No obstante lo anterior, de esta etapa es la letra dela canción “Gloria Bravo Pueblo”, atribuida equivocadamente aVicente Salias, cuando en verdad fue obra de Andrés Bello, como bien lodemostró Alberto Calzavara con sus investigaciones. Detengámonos un momento eneste tema espinoso antes de pasar a su segunda etapa.

 

Alberto Calzavara en su libro Historiade la música en Venezuela (Fundación Pampero, Caracas, 1987), reproducela partitura que publicó el periódico El Americano, en Paris, el 16de febrero de 1874, y que luego reprodujo aquí La opinión nacional, el10 de marzo del mismo año. Allí queda claramente establecido que el autor de laletra es Andrés Bello y el de la música Lino Gallardo.

 

Calzavara rastrea el origen de la confusión en cuantoa la música, y halla que el primero que sin pruebas se la atribuye a Juan JoséLandaeta fue Salvador Llamozas en 1883, fecha en que Guzmán Blanco organizó laapoteosis bolivariana con motivo del centenario del nacimiento de Bolívar.Hasta ese momento, nadie dudaba de la autoría de Lino Gallardo, aunque el 25 demayo de 1881, cuando Guzmán Blanco decreta que el “Gloria al bravo pueblo” seael Himno Nacional, no se menciona a ningún autor.

 

Quizás este desliz dio pie a que comenzara laespeculación, y la circulación de especies que le atribuían la música aLandaeta y no a Gallardo. No han bastado documentos, entrevistas de losdescendientes de Gallardo en la primera mitad del siglo XX, y demás pruebaspara conferirle oficialmente la autoría al compositor. Esta la han avalado a lolargo de la historia Juan Vicente González, Julio Calcaño, Eloy G. González yJosé Antonio Calcaño, mientras que la de Landaeta cuenta con el respaldo de Llamozas,Ramón de la Plaza y Juan Bautista Plaza.

 

En cuanto a la autoría de la letra por parte de AndrésBello, pues si no fuese suficiente la publicación parisina, consta que a lolargo de su vida el poeta acometió la escritura de diversos himnos. De modo quela especie según la cual un bardo de semejante magnitud no podía avenirse conla letra de esta canción, es insostenible. De hecho, las letras de los himnosse adaptan en tal medida a la música que muchas veces se sacrifica el fulgorpoético en aras del melódico.

 

Por lo demás, si otra cosa demuestra Calzavara condocumentos en su libro es que la canción fue escrita entre el 20 y el 30 deabril de 1810, según se desprende de los testimonios escritos por VicenteBasadre y por José Cortés de Madariaga.Por ello es perfectamente posible que la haya escrito Bello, que estabaentonces en Caracas con el verbo elocuente, ya que el mismo año escribe eltexto “Resumen de la historia de Venezuela”, que formó parte del primer libroque se publicó en Venezuela: Calendario manual, y guía universal deforasteros en Venezuela para el año de 1810.

 

Desde 1808 Bello y algunos mantuanos le oponían a JoséBonaparte los derechos de Fernando VII, y le juraban lealtad al rey contra elusurpador francés. El mismo Bello lo dice: “Pero las circunstancias reservabana Venezuela la satisfacción de ser uno de los primeros países del nuevo mundodonde se oyó jurar espontánea y unánimemente odio eterno al Tirano que quisoromper tan estrechos vínculos.” El tirano al que se refiere Bello es el mismo,por cierto, al que alude el “Gloria al Bravo pueblo” en su versión primera, nola que terminó de organizarse por instrucciones del hijo de AntonioLeocadio Guzmán.

 

En aquella versión primera se lee: “Pensaba en sutrono/Que el ardid ganó/Darnos duras leyes/ El usurpador.” Y luego dice:“Previó sus cautelas/ Nuestro corazón/ Y a su inicuo fraude/ Opuso el valor”.El usurpador es Bonaparte, evidentemente, pero estas estrofas fueroneliminadas, y sólo se dejaron aquellas que no aludían directamente a lossucesos peninsulares. Esta operación, según infiere Calzavara, le fueencomendada por el “Ilustre Americano” a Eduardo Calcaño. En todocaso, la versión original del himno no es la que se entona en la actualidad.Eso está claro. Más aún, en la versión actual hay estrofas que no estaban en laoriginal, de modo que no sólo fueron suprimidas algunas, sino que tambiénfueron escritas otras.

 

Lamentablemente, Alberto Calzavara murió en 1988, conlo que no pudo continuar la investigación en la que hubiesen podido surgirpruebas documentales todavía más contundentes. Hasta la fecha, contamos con máspruebas elocuentes a favor de la autoría de Gallardo que la de Landaeta, y lomismo ocurre con la tesis a favor de Bello por sobre la de Vicente Salias. Porlo tanto, lo lógico es que se le atribuya a ambos la autoría, ya que laspruebas a su favor son mayores que las que se tienen de los que desde hace unsiglo vienen señalándose como autores. Además, aunque es todavía más difícil deimplementar, se debería intentar difundir la versión original de la canción, yno la que Guzmán Blanco ordenó establecer oficialmente. Hasta aquí esteparéntesis necesario.

                                      Tomado de diario EFECTO COCUYO, Venezuela.

(Continuará)

Comentarios (0)

Comparte en Redes Sociales

Déjanos tus comentarios:

Escriba el código de seguridad para verificar que no es un robot.
No hay comentarios.
Este artículo no tiene comentarios todavía. Sé el primero en comentar.

Categorias

ARTE, CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ciencia y tecnología

Crítica de las Decisiones Judiciales

Derecho Comparado

Noticias

Otros

Pensamientos

Política y Derecho Internacional en relación a la actualidad en Venezuela

Sala Plena

Sentencias de la Sala Constitucional

Sentencias de la Sala de Casación Civil

Sentencias de la Sala de Casación Penal

Sentencias de la Sala de Casación Social

Sentencias de la Sala Electoral

Sentencias de la Sala Político-Administrativa

Servicios

TÓPICOS JURÍDICOS DE DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

Tópicos Jurídicos Derecho Laboral




Grupo Jurídico Veritas Lex S.C. Desarrollado por Corporación Diginet de Venezuela
J-29990326-4. Año 2014 - 2021