LA MOVILIZACIÓN DE CIVILES EN RUSIA SÓLO TIENE DOS PRECEDENTES: LA PRIMERA Y SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

“El presidente ruso, Vladimir Putin, ha anunciado esta semana la movilización de al menos 300.000 civiles -con experiencia en combate- para reforzar el frente del Dombás ante el avance ucraniano.”

Publicado el Miércoles, 21 de Septiembre de 2022.
Esta entrada ha sido leída 28 veces

LA MOVILIZACIÓN DE CIVILES EN RUSIA SÓLO TIENE DOS PRECEDENTES: LA PRIMERA Y SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

España, 21 de septiembre 2022

Por Pelayo Barro / OK diario


“Una orden que puede hacerse extensible hasta los 25 millones de rusos, a quienes se les ha prohibido salir del país ante la huida masiva de civiles. Una decisión de tal calibre que tan sólo tiene dos precedentes en Rusia: una en julio de 1914 y otra en junio de 1941. Ambas con motivo de la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

 

El dato sirve para comprender el alcance histórico de la medida tomada por Vladimir Putin, de la que apenas hay esos dos precedentes en poco más de un siglo de historia moderna. De la última Rusia de los Zares a la de Putin, pasando por los 69 años de la Unión Soviética.

 

La primera gran movilización de civiles -forzosa- para alistarse al ejército ruso fue anunciada por el gabinete de ministros del zar Nicolás II. La creciente sensación de amenaza por parte del imperio de Austria-Hungría y de Alemania llevó a Rusia a decretar una movilización total el 30 de julio de 1914. Una orden que provocaría una escalada sin precedentes hasta entonces en toda Europa y precipitaría al continente hacia el primer gran conflicto mundial de la historia. La movilización terminaría por finiquitar el régimen zarista años más tarde, y la llegada de la URSS tras la revolución bolchevique.

 

Con la llegada de la URSS y el comunismo a Moscú, el alistamiento de civiles y el servicio militar obligatorio se extendería durante las próximas décadas. Pero no sería hasta 27 años más tarde de aquella movilización civil a gran escala cuando llegaría la segunda.

 

El 22 de junio de 1941, la Alemania nazi de Adolf Hitler rompió su pacto de no agresión con la URSS de Josef Stalin, resultado del Pacto Molotov-Ribbentrop con el que en 1939 nazismo y comunismo se habían repartido y anexionado el suelo de Polonia.

 

Sería esa madrugada el propio Molotov, ministro de Exteriores, el que entrase en el despacho de un pálido Stalin, que hasta ese momento pensaba que los movimientos de tropas y aviación adentrándose en territorio de la URSS se debían a un malentendido, para comunicar una escueta frase: «El Gobierno alemán nos ha declarado la guerra». Así lo contaría años más tarde el emblemático mariscal del Ejército Rojo Gueorgui Zhúkov en sus Memorias y reflexiones.

 

El 23 de junio, Stalin da la orden de movilizar a la población para reforzar al ejército soviético. Con las levas se pretendía hacer frente a la bautizada como Operación Barbarroja, el intento de invasión fallido de territorio ruso por parte de las tropas del III Reich. Daba comienzo a la Gran Guerra Patriótica, como denominan los rusos aún hoy -y así figura en sus libros de historia escolares- a la Segunda Guerra Mundial.

 

La movilización de Putin de este miércoles supone, de nuevo, la llamada a filas de civiles. De momento son 300.000, pero las estimaciones rusas cuentan con hasta 25 millones de civiles que pueden, potencialmente, empuñar un arma y ser desplegados en territorio ucraniano.

 

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha anunciado esta semana la movilización de al menos 300.000 civiles -con experiencia en combate- para reforzar el frente del Dombás ante el avance ucraniano. Una orden que puede hacerse extensible hasta los 25 millones de rusos, a quienes se les ha prohibido salir del país ante la huida masiva de civiles. Una decisión de tal calibre que tan sólo tiene dos precedentes en Rusia: una en julio de 1914 y otra en junio de 1941. Ambas con motivo de la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

 

El dato sirve para comprender el alcance histórico de la medida tomada por Vladimir Putin, de la que apenas hay esos dos precedentes en poco más de un siglo de historia moderna. De la última Rusia de los Zares a la de Putin, pasando por los 69 años de la Unión Soviética.

 

La primera gran movilización de civiles -forzosa- para alistarse al ejército ruso fue anunciada por el gabinete de ministros del zar Nicolás II. La creciente sensación de amenaza por parte del imperio de Austria-Hungría y de Alemania llevó a Rusia a decretar una movilización total el 30 de julio de 1914. Una orden que provocaría una escalada sin precedentes hasta entonces en toda Europa y precipitaría al continente hacia el primer gran conflicto mundial de la historia. La movilización terminaría por finiquitar el régimen zarista años más tarde, y la llegada de la URSS tras la revolución bolchevique.

Con la llegada de la URSS y el comunismo a Moscú, el alistamiento de civiles y el servicio militar obligatorio se extendería durante las próximas décadas. Pero no sería hasta 27 años más tarde de aquella movilización civil a gran escala cuando llegaría la segunda.

 

El 22 de junio de 1941, la Alemania nazi de Adolf Hitler rompió su pacto de no agresión con la URSS de Josef Stalin, resultado del Pacto Molotov-Ribbentrop con el que en 1939 nazismo y comunismo se habían repartido y anexionado el suelo de Polonia.

 Sería esa madrugada el propio Molotov, ministro de Exteriores, el que entrase en el despacho de un pálido Stalin, que hasta ese momento pensaba que los movimientos de tropas y aviación adentrándose en territorio de la URSS se debían a un malentendido, para comunicar una escueta frase: «El Gobierno alemán nos ha declarado la guerra». Así lo contaría años más tarde el emblemático mariscal del Ejército Rojo Gueorgui Zhúkov en sus Memorias y reflexiones.

 

El 23 de junio, Stalin da la orden de movilizar a la población para reforzar al ejército soviético. Con las levas se pretendía hacer frente a la bautizada como Operación Barbarroja, el intento de invasión fallido de territorio ruso por parte de las tropas del III Reich. Daba comienzo a la Gran Guerra Patriótica, como denominan los rusos aún hoy -y así figura en sus libros de historia escolares- a la Segunda Guerra Mundial.

 

La movilización de Putin de este miércoles supone, de nuevo, la llamada a filas de civiles. De momento son 300.000, pero las estimaciones rusas cuentan con hasta 25 millones de civiles que pueden, potencialmente, empuñar un arma y ser desplegados en territorio ucraniano.

Movilización

La autodenominada ‘operación especial’ de Rusia en Ucrania ya se ha convertido en guerra. El presidente Vladimir Putin ha anunciado en un discurso pregrabado que ha decidido decretar una movilización militar parcial de la población para «defender a Rusia». Además ha justificado su agresión militar y ha pronunciado por primera vez la palabra «guerra»: «Los occidentales empujaron a Ucrania a la guerra con nosotros».

 

Las últimas derrotas que han tenido las tropas rusas frente a las ucranianas, que han recuperado gran parte del terreno ocupado, habrían llevado a Putin a tomar esta decisión. El mandatario ha explicado que las actividades relativas a esta movilización arrancarán hoy mismo y ha resaltado que sólo los reservistas (aproximadamente 300.000), principalmente aquellos con experiencia, serán llamados a filas, según ha informado la agencia rusa de noticias TASS. Antes de ser enviados a sus unidades, recibirán entrenamiento adicional.

 

Lo que ha hecho el presidente Putin es decretar la Ley Marcial en su país. Esto es la imposición del estado militar, en el cual todos los civiles se convierten en militares, sometidos a las leyes propias del estatuto. El líder ruso ha asegurado que toma esta decisión para «proteger Rusia, su soberanía e integridad territorial» y ha hecho hincapié en que los objetivos de la invasión de Ucrania «siguen sin cambios».


Comentarios (0)

Comparte en Redes Sociales

Déjanos tus comentarios:

Escriba el código de seguridad para verificar que no es un robot.
No hay comentarios.
Este artículo no tiene comentarios todavía. Sé el primero en comentar.

Categorias

Ciencia y tecnología

Crítica de las Decisiones Judiciales

Derecho Comparado

Noticias

Otros

Pensamientos

Política y Derecho Internacional en relación a la actualidad en Venezuela

Política, Arte y Cultura

Sala Plena

Sentencias de la Sala Constitucional

Sentencias de la Sala de Casación Civil

Sentencias de la Sala de Casación Penal

Sentencias de la Sala de Casación Social

Sentencias de la Sala Electoral

Sentencias de la Sala Político-Administrativa

Servicios

TÓPICOS JURÍDICOS DE DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

Tópicos Jurídicos Derecho Laboral




Grupo Jurídico Veritas Lex S.C. Desarrollado por Corporación Diginet de Venezuela
J-29990326-4. Año 2014 - 2022